REPUDIABLE.

Hace unos días (2/9) se produjo un hecho incalificables, según dijo a Capilla Online, Patricio Diez, presidente del Consejo Escolar, «robaron el Jardín 901, entraron y pintaron paredes, carteleras, alguna puerta y también se llevaron mercadería».

En horas de la madrugada, delincuentes, irrumpieron rompiendo una puerta, pintaron las paredes, ensuciaron los pisos, se llevaron comida, destruyeron vidrios y armarios. Un hecho repudiable perpetrado en un establecimiento educativo de Capilla del Señor, al que asisten numerosos niños.

 Aproximadamente a las 9 de la mañana, -amplió Capilla Online- cuando empleados y funcionarios llegaron al jardín, se encontraron con la sorpresa. Habían violado la puerta que da a un patio,  y desde ahí lograron acceder a las aulas y al salón de usos múltiples. La complicidad de la oscuridad, los favoreció para sustraer objetos y mercadería destinada a los módulos alimentarios, cometiendo un doble perjuicio.

Desde el Jardín 901, se recibe a gran parte de la comunidad pre escolar y se distribuyen bolsones alimentarios, destinados a personas de bajos recursos, que han sido duramente golpeados por la economía, mientras que los ingresos disminuyen, aumentan las necesidades.

El trabajo de las maestras y los chicos que antes de la pandemia -se mencionó en otro pasaje de la nota en el mencionado medio- habían sido dejado en las carteleras, las últimas fotos, antes del forzado alejamiento de los alumnos, también sufrió el desquicio, sin sentido de los que no miden sus actos y menos sus consecuencias.

El Jardín 901 Almirante Irizar se encuentra muy cerca de la comisaría capillense y desde el Sistema de Monitoreo no habrían logrado observar nada, mientras más tarde fueron esperadas las conclusiones de la Policía Científica, y la revisión de las cámaras de seguridad, para dar con los autores del hecho.

No solo quedaba la indignación por lo ocurrido, sino también los gastos a afrontar para las refacciones y la pintura  necesaria para dejar todo en condiciones, al respecto Patricio Diez, Presidente de la Consejo escolar de Exaltación, agregó:”Vinieron nuestros proveedores a medir los vidrios que faltan, la Secretaria del Jardín, ya hizo la denuncia y estamos esperando a ver si hay algunas novedades del hecho”, comentó.

El daño quizás fue, el verdadero objetivo, destrozar el trabajo y el ámbito del prójimo, expresando bronca, ensañamiento, justamente con quienes no se lo merecen, con quienes están al servicio de la comunidad y en donde han asistido miles de niños y niñas con ansias de aprender.

Como dijo el concejal Raúl Sancho, uno de los hijos de la directora, y habrá sin dudas, coincidencia general entre los vecinos: «Vergonzoso esto. Dañar un jardín de infantes, es dañar el futuro de los cientos de niños que ahí reciben educación.
Esperemos que no quede en nada». Esperemos.

 

Fuente: Capilla Online.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here