EXALTACION DE LA CRUZ CON EL PASO DE LOS AÑOS, SE HA CARACTERIZADO POR LOS NUMEROSOS VECINOS QUE SE AFINCARON EN DISTINTAS PARTES DEL MUNDO.

Susana Maquieira es una vecina que ha marcado esa tendencia. Desde España, en Cataluña más precisamente vive desde el año 2011, le contó a EPOCA sus vivencias, sensaciones y experiencias recogidas desde que afrontó el gran desafío.

Una pintoresca vista de Cambrils, junto al Mediterráneo.

«Llegué a Cambrils, localidad de Tarragona en Cataluña, en septiembre de 2011. Después de vivir 50 años en mi Argentina, entre Los Cardales y Capilla del Señor; sií, fue muy duro despedirme. Acá comenzaba la crisis y los grandes cambios en el gobierno y en la sociedad del siglo XXI. Durante los primeros meses tuve que acostumbrarme al idioma; aunque se habla español, es una comunidad autónoma donde se habla el catalán. Fuí a tomar clases de idioma y, aunque no lo hablo habitualmente, lo entiendo perfectamente», comenta Susana desde Cambrils.

Una fiesta tìpica en la ciudad donde vive Maquieira.

Y apunta sobre la comunidad de la que forma parte «es poco expresiva, no son de dar abrazos ni besos a la llegada o al irse. Se reúnen en bares o restaurantes para cualquier ocasión. Quizás los que vienen del sur de España, aún conservan la tradición de reunirse en familia en sus casas. No conocía a casi nadie, pero no era impedimento para empezar a conocer gente. Siempre fui de hablar mucho, y así fui haciendo conocidos, algunos de los cuales ahora son muy buenos amigos»

«Eso sí -dice-, acostumbrada a trabajar siempre, atravesar unas eternas vacaciones no iba conmigo, así que me anoté en el polideportivo y comencé pilates y Taijiquan. Me enccantó el tai y me ayudó la profesora, una amiga también, tanto como el grupo. Al cabo de uno o dos años comencé a estudiar en Barcelona para ser instructora de Taijiquan estilo Chen primero, y luego estilo Yang. Allí conocí mucha más gente que son ahora conocidos muy queridos, y con los que compartimos actividades cada vez que podemos. A su vez, continué estudiando Qi Gong y masajes Tui Na con conocimientos en medicina china y por el momento, me queda pendiente el viaje de estudios. También conocí a muchos profesionales de diferentes disciplinas, personas que la vida ponía en mi camino, y comencé a estudiar en el Centro Espírita de Cambrils».

Nuestra vecina, radicada en España, cuenta sus vivencias.

Con la ciudad a orillas del Mediterráneo, la exaltacrucense comenta sobre otros aspectos de su vida en Cambrils, «voy a la playa, hago todas las excursiones de un día que me resultan posibles, tenemos la montaña cerquita y a su vez, viajar a Barcelona en tren es un placer, se disfruta del buen servicio y las vistas. Barcelona es una Buenos Aires con más aires europeos, pero igualmente cosmopolita».

A lo que ha mencionado, Susana Maquieira amplía, «me dediqué, al contar con más tiempo, a mi afición de toda la vida que es escribir. Y me presenté en varios concursos, en algunos obtuve con premios, en otros menciones, y he concretado algunas publicaciones, aquí en España y en la Argentina también». Y remarca, «aprendço a formar parte de esta comunidad, y su gente me abrió los brazos y su corazón. Ya voy por la calle saludando de un lado a otro, y estampando los dos besos de rigor tanto cuando llego o me voy de un lugar; antes les costaba, ahora la gente al verme se me acerca».

De costumbres argentinas tradicionales, no se ha olvidado, «he implementado el mate, el licor de dulce de leche, las tortas fritas y el matambre relleno», y por otro lado, ha podido viajar en cuatro ocasiones a la Argentina «para ver a mis hijos, familia y amigos, siempre con un evento de por medio: El casamiento de mi sobrina y ahijada en 2014; el título de profesor alcanzado por mi hijo mayor en 2017, por desgracia y de urgencia ante la enfermedad de mi hermano en 2018, y cuando llegó mi primer nieto Benjamín hace unos meses, este año. Mis hijos pudieron venir una vez el año pasado, y mi hermano alguna más. También me visitaron amigos y eso hace que la distancia se acorte».

Aún viviendo en España, se mantiene informada de la actualidad argentina, «cobro mi jubilación de Argentina, por eso y por la información que veo en los medios, estoy al tanto de los altibajos del país, de sus gobernantes y de la gente. Una vez cada seis meses piso suelo argentino, es cuando voy al Consulado por trámites obligatorios y estoy rodeada de compatriotas, en esos momentos sólo nos falta el mate, ja!». Y evoca lo que habrán vivido los inmigrantes de tantos años atrás, «no me puedo imaginar lo que sufrirían los inmigrantes hace décadas, cuando debían dejar su país, sus casas y familias, teniendo sólo el correo como medio de comunicación y siempre y cuando funcionara. En mi caso, teniendo muchísimos medios de comunicación, la distancia se me hace imposible, tanto cuando voy y dejo en Cambrils a mi pareja, como estando en la ciudad con todos al otro lado del Atlántico. Acá se vive bien, más tranquilos, no hay inseguridad como en nuestro país, si se dan episodios, las fuerzas de la ley actúan»

Acerca de la situación económica en Cataluña, cuenta la exaltacruceña, «continúa complicada y la situación de Cataluña en particular, con eso de que no se puede hablar entre los independentistas y los no independentistas; en muy similar a nuestra división en Argentina entre pro y contras a lo que sea».

El fútbol como no podía ser de otra manera, también es el deporte por excelencia «como en todos los países, el fútbol mueve multitudes y millones de dinero!!! y voluntades».

Desde 2011 afincada en Cataluña.

Y recuerda los espantosos atentados padecidos en Cataluña hace dos años, «como dije se vive más tranquilo, sin embargo no por eso dejamos de vivir un atentado terrorista a 15 cuadras de nuestro departamento. Como muchos recordarán, ocurrió en la madrugada del 18 de agosto de 2017, después del terrible atentado en Barcelona. Claro que esos han sidocasos aislados».

Después hace mención al estilo de vida, «acá son muy competitivos, hay un alto nivel intelectual y cultural, aunque no tanto como otros países europeos. No he salido de España a recorrer, sólo he viajado a mi Argentina, y en mi terruño, la gente cuando te has ido, cree que te olvidaste de todo y que la vida es un placer solo dispuesto a vivirlo. No saben realmente lo que se sufre, lo que cuesta adaptarse, lo que conlleva en salud y en emociones volver a armar una vida nueva como ha sido mi caso. Ahora puedo decir que tengo dos patrias: la de mis ancestros recuperada, y la de mis padres por nacimiento y vivencias. Como dice Alejandro Sanz: «Tengo el corazón partido»; pero cabe el amor por ambos lugares, por toda la gente, por las dos culturas y porque la Vida que es una, que nos ofrece posibilidades de aprender, a evolucionar, a amar y respetar a cuantos más mejor».

Un pasaje estrecho de la ciudad, muy pintoresco.

Vuelve a transmitir emociones Susana Maquieira, «A mis cincuenta puedo decir que me siento en casa tanto en Cambrils como en Argentina, que sus gentes son mis gentes y que sus culturas ya son las mías. Que en ambas he sido y sigo siendo feliz, y que lo mejor de estar es saber que todos ustedes existen y yo no sería nadie sin el cariño de todos y cada uno. Además, sea de donde sea, me reciben con el mismo cariño y respeto de siempre».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here