LA CUARENTENA DEBIDO AL CORONAVIRUS, TAMBIÉN DEPARA SITUACIONES CONTROVERSIALES Y CUESTIONABLES.

Lo has comprobado a través de los medios y de redes sociales. Fijate lo ocurrido con muchos que viven en el country más conocido y con más años, existente sobre la ruta 4 en las inmediaciones de Los Cardales, ubicado en partido de Campana. La situación reflejada en nota del sitio web Capilla Online que acá se reproduce.

……

“Cardales existe gracias a nosotros”

Cuál es el límite, quieren llevarse todo por delante, no aceptan las medidas, hacen lo que quieren, ponen en riesgo a todo Exaltación de la Cruz con sus caprichos quinceañeros, amenazan, tratan con desprecio y encima hay que estar agradecidos.

Los controles sanitarios son para todos sin excepción, anteriormente desde este medio (Capilla Online), habíamos advertido acerca de las peligrosas apariciones de una gran cantidad de pseudo vecinos que se refugian en el Country Los Cardales. Recordemos que su situación geográfica hace que tengan su entrada principal en la ruta 4, pero son de Campana, aunque realmente tienen estrecha relación con vecinos de nuestro distrito, específicamente con el pueblo de la ruta 6.

Durante este fin de semana se hicieron estrictos controles en el sector del Country, las autoridades observaron serías y peligrosas irregularidades. Sucede que desoyendo las advertencias sanitarias de no salir a menos que sea necesario, se pudo ver con estupor camionetas llenas de personas dirigiéndose al centro de Cardales, cuando específicamente se pidió que no lo hicieran, lo hacían aduciendo que todos iban a la farmacia o algún otro destino insólito.

Los controles son estrictos y se midió la temperatura a todos aquellos que ingresaban por las entradas del pueblo. Esto inexplicablemente enfureció a esta sub clase de humanos, que piensan que están por encima de la salud de todo el resto de nosotros, ante la queja infundada algunos comerciantes les hicieron saber que estaban de acuerdo con las medidas tomadas por el gobierno nacional y el intendente, ahí empezó una catarata de improperios y argumentos ridículos.

Inmediatamente salieron a las redes a manifestar su desprecio por el prójimo, habla una tal Nancy, “Visto y considerando todas las donaciones que hace el country a este pueblo no tenemos que ser más solidarios con ellos, ya que nosotros pertenecemos a Campana y si no tenemos fiebre no tendrían que hacernos esto”. Tengamos en cuenta que no tener síntomas, no implica que no lleves el virus en la ropa o se puede ser un portador sano lo cual es aún más peligroso.

Este es un virus de circulación y es por ello que se pide no andar dando vueltas sin sentido por el distrito, con la posibilidad de repartir más aún una enfermedad que ya mató desgraciadamente a muchas personas. Pero no les importa, a tal punto que comenzaron las amenazas de tomar represalias “Toda la gente que viene a trabajar acá, es de allá o sea que no tienen que entrar nunca más al country”, esto no termina acá más irresponsables se suman , “No tenemos que donarles más nada, lo quiero ver a Cardales cuándo pongamos un supermercado en nuestro distrito, o pongamos las sala de primeros auxilios y farmacias en Campana y que ellos se queden solos”.

Por supuesto que tratar de encontrar un razonamiento lógico es inútil, solo de mentes retrogradas y egoístas pueden provenir este tipo de amenazas que solo tienen como fundamento principal querer estar fuera de la ley. Ya venimos viendo sin dejar de indignarnos una banda de chetos cometer todo tipo de atrocidades sanitarias porque se creen que pertenecen a una casta iluminada que puede poner la vida de los demás en riesgo concreto, solo porque tienen una cuenta bancaria y viajan al exterior, esto es muy serio.

Pensar y creerse que se puede estar por encima de los demás porque se supone que hacen donaciones es algo miserable, se supone que todos deben estar agradecidos inclusive pagando esto favores con nuestra vida o la algunos de nuestros hijos o amigos, “Saben que pasa, Cardales existe gracias a nosotros, tiene una sala de primeros auxilios gracias a nosotros, tienen un hogar de ancianos gracias a nosotros, tiene una escuelita gracias a nosotros y así nos pagan porque podemos contagiarlos viniendo de capital”, escuchando los audios el dislate se dispara a niveles indignantes.

Sabemos que hay gente desubicada en el Country, que hace cualquier cosa y no cumple pensando que están de vacaciones”, es decir que confiesan que en realidad los controles son correctos, justamente por lo que dicen desde el Country, hay gente que hace cualquier cosa.

Los atropellos hacia los demás no deberían ya tolerarse, es una situación muy complicada para encima tener que aguantar estos caprichos que pueden terminar en muerte, posiblemente habría que ser más duros con estos comportamientos o vamos a esperar que se salgan con la suya e infecten a toda la comunidad, bien se pueden guardar sus donaciones provenientes de dudosas fuentes, está es la misma clase que no paga sus deudas, sus patentes y en muchos casos tienen serios problemas con el fisco, son los que ponen su chequera por encima de la vida de todos nosotros. Y esto no puede pasar más».

 

Acerca de la controversia en general, ahora el punto de vista reflejado en su muro en Facebook de la vecina de Cardales y ex concejal, Graciela Venturino:

«Hace tiempo que decidí no opinar más en las redes pero no puedo hacerme la distraída con esto, porque habla de nosotros como comunidad…

Con la cuarentena el municipio está controlando el ingreso al pueblo de gente de afuera como un medio de protección. Lo mismo están haciendo distritos vecinos, como San Antonio o Baradero, todos pueblos que viven, en buena medida, del turismo de fin de semana.

Nosotros vivimos en comunidad con Alto Los Cardales que es jurisdicción de Campana, pero que en la cotidianeidad es Cardales. La mayoría de los que viven permanente en los barrios de los alrededores (Las Lomadas, Natura, San Jorge, Monteverde, el mismo Country) tienen sus vidas en el pueblo. Compran en nuestros negocios, llevan sus chicos a nuestras escuelas… Son campanenses por una simple cuestión de geografía, pero son nuestros amigos, compañeros de trabajo, amigos de nuestros hijos, nuestros patrones, o nuestros empleados, son NUESTROS VECINOS…

No debe ser fácil para ningún gobernante hoy tomar medidas, seguro algunas pecaran de injustas, otras de demasiada liviandad… son días de consternación, de miedo, de enojo…, y pareciera que así como podemos ser solidarios tambien puede salir lo peor de nosotros y enfrentarnos con nuestras miserias, diciendo cosas que duelen, que hieren.

Realmente espero que nuestros vecinos puedan ingresar y hacer sus compras, para regresar a sus casas a cumplir con la cuarentena, que podamos seguir teniendo una «bonita vecindad».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here