UNA MUY ARDUA TAREA.

Representa llevar adelante la Asociación de Bomberos Voluntarios de Exaltación de la Cruz, con su base central en Capilla del Señor. Desde los directivos y el cuerpo de bomberos, deben desplegar en forma constante, dedicación, esfuerzo y por sobretodo, pasión. Las comunidades saben el significado de ser bomberos voluntarios, poniendo sobre la mesa una entrega que vaya, tantas veces, prioriza problemas personales, familiares o los que transmite la tan complicada situación en nuestro país. Directivos, bomberos, con aciertos y errores, despliegan una actitud que debe ser contemplada en nuestro caso, por los vecinos.

EPOCA conversó con el nuevo presidente de la Asociación, Angel Sánchez quien asumió hace poco y con el Jefe del Cuerpo Activo Carlos Etcheverry. Una nueva etapa, iniciada en 2019, continúa avanzando en la institución, más allá de las complejidades y obstáculos. «La prioridad de la nueva comisión es avanzar con pasos sólidos, y trabajando todos en conjunto con transparencia y objetivos definidos. En este sentido, notamos una muy buena predisposición por parte de todos los que integran la institución, respecto a la nueva directiva por parte de todos y de los socios y vecinos, y eso es algo muy importante, Por nuestra parte desde la comisión, estamos para trabajar, informar y explicar todo lo que hagamos», destaca Sánchez.

El presidente de la Asociación y el jefe del cuerpo activo.

Como es notorio en la sociedad argentina, y Exaltación de la Cruz obvio, no es la excepción, desde hace demasiado, los tiempos que corren no son nada sencillos, «desde ya -acota Sánchez-, sin embargo y pese a todo hemos estado concretando obras muy imporantes en últimos tiempos, edilicias, en equipamiento de unidades y del personal, entre lo que hay que destacar, equipos autónomos para los bomberos de primer nivel que incluyen mochilas con tubos de oxigeno, a modo que se trabaje de la mejor forma, con las comodidades necesarias y cumpliendo con todas las normas, pensando siempre en dar lo mejor para nuestra gente de la que desde ya, formamos parte en el distrito».

«Así es, hemos invertido en equipamiento para la flota de unidades y en el personal, en la actualidad la institución cuenta con unos 70 bomberos, a los que una vez que completen el curso exigido y aprueben el examen, se van a sumar varios aspirantes entre los que, vale la pena marcarlo, se encuentran 5 mujeres», detalla Etcheverry el Jefe de los bomberos. A la dinámica que implica el funcionamiento, gestión y administración de los Bomberos, la entidad capillense también tiene injerencia directa en el destacamento de los Bomberos de Parada Robles, cuerpo que comenzó a funciona desde hace unos pocos años. «Parada Robles depende de Capilla, en cuanto a decisiones, personal, equipos, el tema económico; son unos 25 bomberos y hay aspirantes, mujeres entre ellos. En el accionar de Parada Robles, en todos los aspectos, debe contar con las autoriacion es de la Central Capilla», apunta Etcheverry.

Una cuestión central en el funcionamiento de los Bomberos de Exaltación de la Cruz, se vincula al financimiento de la entidad, «en 2020 recibimos un subsidio el gobierno nacional y provincial de 1.800.000 pesos; además el aporte anual de la municipalidad de 4.000.000 de pesos producto del aporte de los vecinos abonado en las cuotas de tasas municipales y por otra parte, el apoyo de la cooperativa Cepral, que viene desde los tiempos del siempre recordado Marciano Robles como presidente, y que representan 25 pesos que los usuarios de servicios de Cepral abonan en sus facturas», explica Angel Sánchez a EPOCA.

Una vista parcial de los nuevos vestuarios, hay para mujeres y hombres.

«Los costos de equipos, materiales, ropa, son muy importantes, por ejemplo, la ropa especial completa para cada bombero ronda los 1500-2000 dólares», grafica Etcheverry. El mismo Jefe se interesa en especial en explicar la preparación previa que deben cumplir aquellos que vayan a ser bomberos, así como los actuales con sus cursos de actualizaciones, «antes nuestros bomberos, hacían un curso de pocos días, y enseguida quedaban autorizados a subirse a los móviles para salir a la calle, a las rutas, ante cualquier siniestro o emergencia, y fue un riesgo alto. Todo eso cambió mucho; desde tiempo atrás los que aspiran a ser bomberos, deben realizar cursos de 6 meses de duración, y después de terminarlos, rinden exámenes que son evaluados por la Federación de Bomberos de la provincia de Buenos Aires y que luego pasan a Defensa Civiil. Y recién si son aprobaods recién pueden comenzar a cumplir funciones como nuevos bomberos. También hay cursos para actualizacion de bomberos con experiencia. Las capacitaciones se se ajusta a lo que dicen los reglamentos ni más ni menos, se hace lo que debe hacerse como está estipulado. Para que un bombero salga a trabajar a la calle, deben completarse y aprobarse los cursos de 6 meses. ¿Donde los hacen?, en el Centro Adiestramiento que hay en la ciudad de Garín, donde a su vez está el repsentasne de «911», organismo internacional, con el que por otro lado hicimos un acuerdo de colaboración que nos pemitió sumar nada menos que 65 euipos autónomos para los bomberos de Capilla y Robles».

«Con la meta de continuar creciendo en lo que hace al equipamiento de nuestra institución, también concretamos un acuerdo de colaboración mutua con los bomberos de San Antonio de Areco y Tigre; cada entidad debimos aportar 2000 dólares y de esa forma, compramos en el exterior, un container con equipos, mangueras, herramientas, indumentaria como botas, ropa, entre otros elementos de primera calidad para nuestras entidades», apunta Sánchez.

El presidente de los Bomberos de Capilla hace hincapie en los socios, «vamos a inicicar una campaña de suscripción de nuevos socios; sin dudas son muy importantes y apuntamos a que se sumen más y que sepan fundamentalmente, que los tratamos con seriedad, respeto, valorando el esfuerzo que hacen y, como dije, ofreciendo la transparencia clave en todo lo que hacemos». «Se sabe -agrega Sánchez- que es grave sin dudas el problema social que vivimos, y repercute en todo. Por nuestra parte desde la Asociación debemos hacer grandes esfuerzos para cumplir con todos nuestos objetivos y obligaciones; basta con pensar los costos que afrontamos en todos los sentidos. Vaya como un ejemplo, cada salida de una unidad para asistir a un siniestro para el que haya que hacer kilómetros, estimamos que el costo es de unos 30 mil pesos, en este sentido, hay que pensar que nomás el costo de una cubierta de los autobombas, ronda los 100 mil pesos y suelen romperse cuando hay que entrar en campos o caminos dificiles, sin olvidar el precio de 100 pesos el litro de gasoil»

Insiste después el titular de la Asociación, «la prioridad que tenemos es ordenar la administración, hay aún cuestiones administrativas importantes sin resolver, como el tema de contar con todas las cuentas ordenadas para poder continuar recibiendo el subsidio. Y como digo, priorizando la transparencia, y cuidar los numereos, las cuentas. Algo fundamental para que los socios, los vecinos y la gente en general, sepa como se trabajaba ahora en la institución. La gente con razón exige saber en que se invierte, el destino del dinero que aporta como apoyo a los bomberos. Queremos invitar a los vecinos que deseen, a que participen de las reuniones de comisión directiva, como una manera de ver como hacemos las cosas, y el destino que se le da al dinero que ingresa. Financieramente estamos al día con mucho esfuerzo que demanda, hay muchas cosas por llevar adelante».

 

Etcheverry muestra parte del completo equipamiento de uno de los móviles.

 

En lo que respecta a obras en el Cuartel Central en Capilla, informa Sánchez, «en 2019 cuando asumió la comisión que íntegramos presidida por Emilia Velazquez, pudimos comprobar el muy serio desmejoramiento de las instalciones, el piso del nuevo galpón, los vestuarios, corrían un riesgo muy grave de desmoronarse. Eso nos llevó a invertir 4 millones de pesos para hacer el piso de concreto; fue una obra muy importante, demandó que fueran necesario 38 equipos con camión y acoplado con tosca para rellenar el piso de tierra. Fue así,. que lo hicimos de cemento y en cuanto a los vestuarios, todos completamente nuevos incluso con losa radiante en los pisos y divididos para mujeres y hombres, con duchas; los trabajos están terminados, faltan detalles como la colocación de sanitarios que, hay que destacar, fueron donados por la empresa Campari. «La demolición de los antiguos vestuarios y otros trabajos, le costaba a Bomberos 400 mil pesos, entonces para ahorrar plata, decidimos hacerla nosotros mismos, entre personal, directivos y unos vecinos. A su vez, compramos el portón con tres hojas para el nuevo galpón donde se estacionan las unidades y vamos a reparar y cambiar de lugar la sirena, colocándola en el terreno continuo propiedad de la institución», agrega Etcheverry.

Los Bomberos de Exaltación de la Cruz. Pretenden que cursen nuevos vientos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here