UN LOGRO INOLVIDABLE.

El bicentenario de la Escuela nº 1 Bernardino Rivadavia de Capilla del Señor. Una gran referencia cargada de historia en Exaltación y la provincia de Buenos Aires.

El profesor y escritor exaltacrucense Luis Julio Salom evocó tan caro aniversario, de una escuela metida en el corazón de tantos, muchos que pasaron por sus aulas, y los siguen familiaes y amigos.

 

————

Mencionó Salom:

«La Escuela nº 1 de Capilla del Señor, fue creada el 3 octubre de 1821, por el Decreto nº 480 firmado por el Ministro de Gobierno Dr. Bernardino Rivadavia, y el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Martín Rodríguez, con el nombre de «Escuela Elemental de Varones».

Fue una de las primeras escuelas públicas de la campaña bonaerense, y una de las primeras de la provincia que utilizó el sistema de enseñanza «Lancasteriano», que se valía de un monitor o «alumno adelantado» para ayuda del maestro.

Su nombre es en homenaje al ministro que refrendó el decreto, en virtud del cual se dispuso su fundación. En la actualidad está apadrinada por el ARA Rompehielos Almirante Julián Irizar, en honor al marino nacido en este pueblo, y que en algún momento pasó por sus aulas.

Este verdadero faro de cultura abarcó una zona muy amplia del partido y sus zonas aledañas, lo que la llevó a convertirse en MADRE DE ESCUELAS, pues dentro de sus aulas germinaron varias instituciones locales: El Instituto José Manuel Estrada, El Jardín de Infantes nº 1 » Almirante Irizar», la Escuela de Adolescentes y Adultos entre otras, todas ellas desde hace muchos años con edificio propio.

MUY FELIZ ANIVERSARIO A TODA ESA COMUNIDAD EDUCATIVA QUE SIGUE MARCANDO UN VALIOSO CAMINO PARA LA CULTURA BONAERENSE….»


 

El bicentenario de la Escuela nº1, ha deparado suficentes reflexiones, pensamientos, recuerdos y evocaciones. Es un verdadero bastión de la educación en Exaltación de la Cruz, y sumamente arraigada en la comunidad. El edificio de la calle Rivadavia, frente a la Plaza San Martín de  Capilla del Señor, encierra un cúmulo de cosas guardadas en el corazón.

En la «Historia de la escuela de primeras letras y mutua enseñanza de Capilla del Señor», su lucido autor, el desaparecido Miguel Hángel González, destacó la intención de las autoridades de encontrar una solución adecuada al insipiente sistema de enseñanza para lo cual «Bernardino Rivadavia, un preocupado por la educación popular, buscó la forma de lograr aquel cometido, encontrándolo en la pedagogía del inglés Joseph Lancaster, un misionero que había trabajado en India al igual que Andrés Bell, inspector de escuelas de huérfanos en Egmore, cerca de Madrás».

Los primeros años en la «primaria», los amigos de la escuela, las enseñanzas y experiencias recogidas que servirían como bases para la vida futura. Maestras que dejaron sus huellas, quienes no sólo inculcaron conocimientos, también encaminaron en la vida a los alumnos.

La Escuela 1. ¡Gracias!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here