UN ESCÁNDALO Y UNA BURLA A LA GENTE.

Por orden del presidente, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, le pidió al ministro de Salud su renuncia. Lo hizo horas después (19/2) de que se desatara la polémica por la vacunación por fuera del sistema, señalada por el periodista Horacio Verbitsky.

Todo comenzó  por la mañana del 19 de febrero cuando el periodista Horacio Verbitsky contó en El Destape Radio quese había aplicado la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus luego de llamar a su «amigo» González García. Ni siquiera tuvo que ir al Hospital Posadas: el secretario del funcionario lo citó en el ministerio para la aplicación.

En ese momento, publicó también El Cronista,Fernández estaba presentando el demorado Consejo Económico y Social en el Centro Cultural Kirchner, en lo que el gobierno imaginaba como una jornada con una óptica positiva, para cerrar la convocatoria al Pacto Social. La infidencia de Verbitsky nubló esos planes. En paralelo, la web porteña para inscribirse para recibir la vacuna se cayó, lo que sumó más indignación en las redes sociales a la polémica.

No sólo por el caso del periodista. A partir de esa entrevista, surgieron versiones de otros funcionarios que también habrían sido inoculados por personal del Posadas, saltando el sistema oficial de inscripción. El diario Clarín enumeró a Eduardo Valdés, Jorge Taiana y el canciller Felipe Solá, quienes, bajo la excusa del viaje presidencial a México de la semana que viene, también fueron inoculados.

«A Felipe lo vacunaron en el Posadas porque el equipo médico de Cancillería se lo recomendó porque recibe permanentemente gente de afuera y porque tiene que viajar», explicaron a este medio cerca del ministro de Relaciones Internacionales. Valdés y Taiana ya habrían sido bajados de la comitiva que viajará a ver a Andrés López Obrador.

Había versiones de otros nombresEl diario La Nación sumó a Hugo Moyano, su esposa y su hijo menor, de 20 años. Desde Camioneros confirmaron el dato a El Cronista.

NO SERÍAN LOS ÚNICOS

La polémica por las vacunaciones VIP no es nueva: la actriz Moria Casán reveló que iba a ser parte de una campaña bonaerense, que pensaba invocar a otros famosos para concientizar a la población de los beneficios de la Sputnik V. Sus repercusiones obligaron a Axel Kicillof a dar marcha atrás.

Por esos días también la intelectual Beatriz Sarlo reveló que le habían ofrecido vacunarse «por abajo de la mesa». Pero no comentó nada más. Desde entonces han sido noticia distintos casos de políticos que fueron inoculados, sin ser personal esencial ni estar en grupos de riesgo por su edad.

Tampoco es nueva la polémica alrededor de González García. Histórico peronista, el funcionario coordinó los equipos de trabajo del PJ en la campaña todista y, a pesar de que no quería, aceptó la invitación de Alberto para volver al ministerio que había comandado ya durante la presidencia de Néstor Kirchner.

Con la aparición del coronavirus, el ministro protagonizó varios pifies. Primero por minimizar cuándo se produciría en el país el primer caso de Covid-19. Queda en el imaginario su frase: «Pensé que iba a llegar más tarde».

No fue la única desafortunada declaración del ahora ex ministro durante la pandemia. Basta sumar las estimaciones sobre la vacuna. La última que dejó: esta semana puso en duda la realización de las PASO en agosto.

Herido, políticamente hablando, tomó vuelo propio a instancias de la Quinta de Olivos su segunda, Carla Vizotti, que desde entonces sonaba como su reemplazante natural. La interna en el propio ministerio, se hizo insostenible en los últimos tiempos por los celos de González García ante las apariciones de la subsecretaria.

LA RENUNCIA DE GINÉS, QUE DICE
González García subió a sus redes la renuncia y encabezó el mensaje diciendo: «Expreso mi gratitud a la inmensa mayoría del Pueblo argentino por su compromiso y apoyo a las políticas que implementamos para reconstruir un sistema de salud federal, con más equidad, acceso y calidad».

Pero en el interior de la misiva, el ex funcionario justificó las vacunaciones VIP indicando que las personas que fueron inmunizadas pertenecen a «los grupos incluidos dentro de la población objetivo de la campaña vigente», haciendo referencia a las edades de quienes, hasta el momento, han sido confirmados como vacunados.

Luego González García optó por desligarse de culpas al expresar: «La confusión involuntaria de mi secretaría privada en la citación a las personas vacunadas a este ministerio, ocurrió estando yo en la provincia de Entre Ríos». Este párrafo, sin embargo, cerró asumiendo la responsabilidad.
El ahora ex funcionario también calificó el hecho como un «malentendido» y lamentó que «desluciera» su gestión. Tras señalar una extensa lista de políticas que se llevaron adelante mientras él estuvo al frente del ministerio, González García aseguró que seguirá «en el mismo camino, mirando hacia el futuro y procurando la unidad de todos los argentinos y argentinas», publicó el Diario Uno.

Vacunación VIP

Luego de mostrarse temeroso durante largos meses sobre los efectos secundarios que podría producir la vacuna contra el coronavirus, el periodista Horacio Verbitsky, afín al oficialismo, hizo público (19/2) que, tras una llamado al ministro, fue citado al edificio ubicado en la calle 9 de Julio para ser inmunizado.

El periodista y titular del CELS incluso detalló que el segundo al mando del Grupo Clarín José Antonio Aranda también había sido invitado a vacunarse, pero el empresario había optado por la vacuna procedente del Reino Unido por lo que asistiría el lunes (22/2).

Fuente y fotos: Diario El Cronista y Diario Uno
Foto portada: gentileza Diario Uno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here