ES DE LOS CARDALES. UN VIAJE JUNTO A SU MADRE, SE TRANSFORMÓ EN UN CAMBIO DE VIDA.

«En agosto del 2017 comenzó mi aventura; bastó con un llamado de mi hermano Santiago para que emprendiéramos viaje», comienza recordando Mercedes Berisso, la chica de Los Cardales que, inquieta y con planes y sueños, resolvió quedarse a vivir en Londres, Inglaterra.

Mercedes, licenciada en Recursos Humanos, 29 años, atraviesa en la capital de Inglaterra el colapso mundial que ha originado la pandemia de coronavirus, que tiene en vilo al mundo y claro, a los argentinos. En Londres precisamente, el virus ha jaqueado muy duro y con muertes y graves consecuencias para la gente.

Trae a su memoria Mercedes, hija de la Dra. Mirta Lohrengel y del empresario del rubro inmobiliario, Santiago Berisso, aquellos días en que se planteó la posibilidad de viajar a Londres, y como se derivó aquella intención. “Mami, Merchu, por que no vienen a visitarme este año?”, nos dijo mi hermano una tarde de domingo. En ese entonces él hacía siete años que vivía en Londres». «Y bueno -cuenta a EPOCA desde su departamento londilense-, resolvimos viajar. Yo decidí que luego de las vacaciones con mi mamá y su amiga Silvia, me quedaría a tomar clases de inglés y recorrer la ciudad por poco más de un mes. Pero bueno, la ciudad ya me había enamorado!. Su diversidad de culturas, comidas, infinitos planes nuevos para mí, se me abrió una posibilidad para mi vida que afronté con muchas ganas e ilusiones».

La tan conocida Abadía de Westminster, escenario de acontecimientos históricos en la capital londinense. Una imagen inédita, en soledad, sin la presencia se turistas debido a la pandemia.

La pandemia por coronavirus desde ya la preocupa, el mundo afronta un momento histórico que para muchos, marcará un antes y un después como también debería darse en la Argentina, el tiempo lo dirá.

«Así es, como todos sabemos, hoy en día se vive una situación mundial como nunca antes se había vivido, y es interesante ver las distintas medidas que toma cada país. Eso sí, lo que compartimos todos los habitantes del mundo, es la misma incertidumbre, las mismas angustias y miedos».

Acerca de la realidad que marca el coronavirus, Mercedes («Merchu» para su familia y sus amigos), comenta a EPOCA «mientras que en la Argentina se han tomado medidas estrictas desde el 20 de marzo pasado, tres días más tarde Boris Johnson (primer ministro inglés que incluso padeció coronavirus, estuvo hospitalizado en delicado estado hasta su recuperación paulatina), decretó la cuarentena oficial en el Reino Unido, cuando para ese entonces contábamos con más de 6000 infectados activos. El primer ministro ha sido muy criticado, por haber tomado las medidas tardíamente, y ¡qué ironía! que hasta el mismo haya contraído el virus».

Sigue contando la chica de Los Cardales, «desde aquí, destacamos que el presidente Alberto Fernandez haya actuado anticipadamente, y decretado la cuarentena en el momento indicado; permanecer en nuestras casas es muy, muy, importante para hacerle frente al coronavirus; cuidandonos nosotros, también cuidamos a nuestros semejantes».

Inimaginable hace apenas unos pocos meses atrás, la polifacética y pluricultural Londres desierta.

En el Reino Unido, Mercedes se ha ido afianzando en su vida profesional y personal, convencida del camino emprendido como, porqué no, ya lo estuvo desde el momento en que como ha contado al principio, viajó con su madre y una amiga a visitar a su hermano, y resolvió quedarse allá. «Ja!, me acuerdo que se acercaba el día de mi regreso a Buenos Aires, pero yo ya tenía decidido que me quedaría por un tiempo, indefinido, ja!. Eso sí, con la tranquilidad que no tenía nada por perder, con muchas ganas de vivir nuevas experiencias, aprender, y sabiendo que podía volver a casa cuando lo deseara»

«Poco tiempo después de haber resuelto quedarme en Londres y de instalarme con mi hermano, comencé la búsqueda laboral. Y la verdad, ¡no fue nada fácil!. Pero bueno, nunca bajé los brazos, y luego de muchos intentos y cinco meses de intensa búsqueda, conseguí mi primer trabajo permanente. Y bueno, comencé a avanzar si bien, me tomó otros ocho meses pude encontrar el puesto al que yo aspiraba», apunta la chica mientras, cuenta, ha vuelto de correr por un parque cercano a su casa en la casi siempre nublada Londres.

«Hoy en día -admite- me siento muy cómoda trabajando para el banco español Santander, en el sector de pagos digitales que, la verdad, no para de crecer. Y sí, me siento muy afortunada y privilegiada deformar parte del equipo como office manager, y asistente ejecutiva del jefe del equipo a nivel global. Trabajo hace casi un año y medio en el Banco Santander como te comento, en el sector digital, departamento de payments o sector de pagos digital como office manager, y soy asistente ejecutiva del jefe del equipo a nivel global, que es el executive vicepresident Global Head of Payments, además tenemos oficinas en Londres, Madrid y Bruselas».

Somos un grupo –explica- que nos entendemos y por otro lado, me resulta muy interesante y hace a mi crecimiento personal y profesional, compartir mi día a día con personas de todo el mundo, y conocer sus culturas, sus filosfías, estilos de vida. Comparto el trabajo entre otros con indúes, chinos, mexicanos, turcos, españoles e ingleses desde ya, aunque estos últimos no sean muchos»

Señales del coronavirus, suele salir a correr por el parque St. James, y en el piso, las marcas para mantener la distancia social.

Algo más rescata (y muy importante) Mercedes Berisso, «vivir en una sociedad organizada también tiene sus privilegios y beneficios, desde cosas importantes hasta las cotidinaas como por ejemplo, no tener la necesidad de trasladarte con auto, porque el transporte público funciona de maravillas. Y donde también podés caminar a cualquier hora por las calles sin que te aparezca ninguna sensación de miedo».

Mercedes Berisso en Regent Street, una de las calles más importantes de Londres, conocida además por las famosas tiendas de ropa, hace poco en la que había sido la última salida con amigas.

Entre evocaciones , como fueron sus primeros pasos en Londres, y trazar algunas pinceladas de la vida misma, Mercedes no pude sustraerse de la enorme preocupación debido al coronavirus, que ha causado miles de muertos en el mundo. «A pesar de la tardanza en determinar la cuarentena obligatoria acá, como ya comenté, la mayoría de los empleados de las compañías ya trabajaban desde sus casas desde la segunda semana de marzo. En mi caso en particular, me siento afortunada de poder seguir trabajando desde mi casa, mientras que tengo amigas en el sector gastronómico, que no trabajan aunque el gobierno les brindará el 80% de su salario mensual; sin dudas, se viven situaciones re-difíciles en muchos países»

¿Y como vive y soporta la pandemia en su casa londilense?, la chica es muy ilustrativa, «tengo la suerte de mantenerme ocupada con el trabajo durante la semana, y a su vez me siento muy conectada con mi familia y amigos lo que para mí es muy importante. Vivo en Pimlico, que es zona 1 de Londres, digamos en el centro, a unos diez minutos caminando del Palacio de Westminster. Compartimos el departamento con dos chicas españolas y una argentina que es de Los Cardales como yo, ja, ja; la pasamos muy bien, nos apoyamos mutuamente. Eso sí, también tengo momentos de angustia, y son esos ratos entonces en los que intento distraerme haciendo ejercicio, leyendo o cocinando con mis compañeras de piso».

Hace apenas un par de días con la primavera avanzando, gente descansa en el Battersea Park, también muy conocido en el  centro de Londres.

«A diferencia de Argentina -detalla Mercedes y resulta muy interesante lo que dice- lo que nosotros atravesamos acá no es un confinamiento total. Es decir, además de tener permiso para hacer compras esenciales, además tenemos permitido una hora de ejercicio físico por día, sola o con algún integrante de tu casa, eso sí, respetando la distancia social de dos metros. El orden público no te «frena» a controlar el motivo de tu salida, ni te pide el ticket de la compra, y tampoco nos obligan a usar barbijo como se ha resuelto en los últimos días en varios lugares de nuestro país. Por otro lado, el transporte público sigue funcionando, y quienes lo utilizan son los trabajadores esenciales. Sin embargo, con el comienzo de la primavera que ya se nota, luego de un largo invierno, todos sentimos muchas ganas de salir a dar un paseo y disfrutar un poco del sol en la cara, ja!. Pero lamentablemente no se puede ver gente descansando o tomando sol, en los parques tan famosos del centro de Londres. El miedo que nos quiten ese beneficio se agranda día a día, veremos a medida que los días vayan mejorando».

El Cuartel de la Caballería Real, también en soledad.

Por su profesión y ocupación en el sector bancario y en el de las finanzas, pormenoriza Mercedes su mirada en las consecuencias economicas que origina la pandemia y relaciona el enfoque argentino con el del Reino Unido, «una diferencia más que noto es en cuanto al plano económico. La Argentina se encuentra en una posición más débil por falta de recursos y falta de acceso a crédito, y no se puede permitir un confinamiento tan severo. Mientras que el Reino Unido, cuenta con una economía consolidada y fuerte, con acceso a créditos para afrontar deuda a tasas bajas, con lo cual permite dar mejores beneficios a los «jugadores» de la economía. Estos últimos han sido beneficiados con subsidios a por desempleoa, beneficios impositivos, préstamos a tasas muy bajas, entre otras acciones».

Con nitidez y conocimientos, amplía su perspectiva en torno a las agudas derivacionesa que deparará el coronavirus, «según el FMI la economía decaerá, y estaremos experimentado la mayor crisis desde 1930. Y cuando más tarde, llegue el momento que la curva crezca, viviremos en una realidad distinta, en la cual cambiara nuestra manera de consumir, por las consecuencias que nos traerá esta terrible experiencia. Sin embargo, más allá de las estimaciones, el pronóstico es incierto. Solo queda vivir el día a día, acatando las normas del gobierno y siendo responsables individualmente».

Mercedes Berisso, Merchu, es de Cardales; un día decidió que Londres iba a ser lugar en el mundo. Sabe de lo que habla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here