LA OPINIÓN DE LA LICENCIADA EN NUTRICION, EVANGELINA GARRERA.

El aislamiento obligatorio por la crisis provocada por  el coronavirus, ha derivado en bruscos cambios de hábitos. La situación de encierro trae algunos desórdenes en el sueño, en lo anímico (incertidumbre, ansiedad, preocupación, miedos), y desórdenes en la alimentación.

Licenciada Garrera.

 

 

¿Cómo afrontarlos?. Veamos la forma.

1. Mantener el orden de las comidas en horarios habituales
Desayuno/ Almuerzo/ Merienda /Cena.

2. Como muy probablemente nos movemos menos , deberíamos ajustar el aporte de calorías. Por eso, vale elegir alimentos de baja densidad calórica como trozos de frutas y vegetales (zanahoria, tomates cherry, ramitas de apio, palmitos, pickles), como una forma de afrontar los picoteos que se puedan generan producto del tiempo ocioso dentro de nuestros hogares.

3. Hacer una lista de compras que incluyan los distintos grupos de alimentos así nos aseguramos una alimentación variada (lácteos, legumbres, cereales carnes, huevos , frutas y verduras).

4. Puede ser un pasatiempo cocinar, entonces podemos aprovechar para hacer por ejemplo, recetas nuevas con frutas, huevos y avenas.

5. En los desayunos se pueden incluir algo de frutas, huevos y algún pan integral.
En cuanto a los almuerzos, variedad de verduras (debe haber al menos tres colores en el plato), y se puede combinar con cereales y legumbres o carnes.
Si hablamos de las meriendas, son buenos momentos para compartir frutas o armar licuados o yogurt con cereales o frutos secos.
Respecto a las cenas, tratar de hacerlas más livianas, ya que nos movilizamos mucho menos. No deben faltar los vegetales, que se pueden combinar con omelette o atún o filete de merluza o trocitos de pollo, que hayan sobrado del almuerzo o simplemente una sopa completa o una ensalada variada.

6. Mantenerse hidratados, no olvidar la  botellita de agua al lado, que además nos ayudará a regular la compulsión por comer.

7. Aprovechar a dormir las 8 horas siempre recomendables, y recordar que no dormir lo suficiente o invertir los horarios, altera el ambiente hormonal. Entonces, se aumenta la ghrelina responsable del aumento de apetito, y disminuye la leptina por lo que tendremos problemas en reconocer las señales de saciedad.

8. Intentar hacer alguna rutina de ejercicios en casa, para mantenernos en movimiento

9. Ojo con las tentaciones, pensemos que una bolsita de gomitas equivale a  una taza de frutas. Tengamos en cuenta también que en vez de un helado, podemos hacer licuado de frutas con yogurt y freezarlo.

10. Ojo también, con los productos en paquetes, galletitas, snacks, almohaditas de cereal etc. Suelen ser alimentos procesados con altos niveles de azúcares refinados, y/o grasas que son muy palatables por tanto dificiles de controlar. Conviene elaborar caseros, fíjense, por ejemplo, pisar una banana y un huevo y 1/2 taza de avena y 1/2 taza de coco rallado, armar masitas, hornear 15 a 20 minutos y tenemos unas ricas galletitas saludables.

#Quédate en casa
#Mantengamos hábitos saludables

 

Por Liciencia Evangelina Garrera (MP419)

 

 

En Capilla del Señor: Centro de Diagnóstico y Tratamiento Capilla.

En Los Cardales: Grupo Integral de Salud Los Cardales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here