SU FALLECIMIENTO. LA SEMBLANZA DEL PERIODISTA RAÚL SILVA.

Una mañana saliendo de mi casa, encuentro un automóvil que se había detenido frente al mío, y de él baja un señor prolijamente vestido y me dice: «Buen día, ¿usted es Raul Silva el periodista, director de la Revista «El Cardalero ?», contesté afirmativamente, y le pregunté: « ¿perdón, pero usted quien es?, él respondió: «Yo soy el Ingeniero Dionisio Pérez Cerbán, y tengo mucho interés en conocer su actividad, porque esa profesión siempre me gustó mucho, y tal vez a través de una charla, pueda humildemente, aportar algo a la sociedad cardalense»

Raúl Silva.

Así fue como conocí a este entrañable amigo, que a través de los años, su amabilidad, su integridad moral y ética, el respeto por sus semejantes, y su enorme capacidad intelectual, despertó en mi una gran admiración. Pero sobre todo, me impactó notablemente su sensibilidad y su compromiso a la hora de construir las bases sociales en lo cultural, y en las necesidades básicas de los más desposeídos.

Este es el hombre que la sociedad de nuestro pueblo, despide desde el dolor y la angustia en estos días, arrebatado de nuestro lado y del afecto y del cariño que siempre le profesamos, por una cruel enfermedad que lo condenó a una excesiva y prolongada agonía, padecimiento que Dionisio no merecía.

Nos legó una extensa lista de emprendimientos, y logros conseguidos a través de una nutrida actividad cultural y social, que siempre serán recordadas.

A lo largo de su vida, los testimonios, diplomas y reconocimientos, adornan una pared de su estudio junto a su título universitario. Como una muestra de lo que es capaz un hombre con sus inquietudes y sus sólidas convicciones.

La pasión por su profesión, por su esposa e hijas, y el culto a la amistad que generosamente ofrecía, es más que suficiente para que el querido amigo Dionisio, nunca perezca en las manos sin alma del olvido.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here