SE HA COBRADO DEMASIADAS VIDAS.

Un virus que persiste y agudiza las preocupaciones y la angustia en el país y en el mundo. Y desde ya en Exaltación de la Cruz, donde ha golpeado muy duro y ha esparcido angustia y dolor en familias del partido, ante la pérdida de seres queridos, muy valorados por la comunidad.

Miguel Angel Gutiérrez era un vecino con sus raíces bien capillenses, había transitado su vida lleno de sentimiento por el pueblo. Junto a su esposa Adriana e hijo Tomás hicieron del esfuerzo diario una forma de vida (también tuvo dos hijas, Valeria y Aldana en su primer matrimonio).

Activo, bien predispuesto; se lo veía en «Lo de Tomás», el negocio que encabezaba. «Lo de Tomás», uno de los comercios más conocidos y tradicionales de la ciudad, ferretería, proveedor de gas, distribuidor de agua en bidones, bazar.

Su fallecimiento provocó profundo pesar en los vecinos, las redes sociales y las calles de Capilla reflejaron lo que significaba Miguel. Mensajes cargados de dolor, de condolencias a su familia, de tristeza sincera. Tenía mucho camino por recorrer, muchas cosas para seguir dando, sin embargo, no pudo ser. Batalló con todo por su vida, pero no alcanzó.

La tristeza por Miguel invadió a cada uno de los capillenses. Un hombre que va perdurar, siempre. QEPD.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here